Comunidad de transgéneras de Nicaragua plantearán demandas en mesa latinoamericana.

Un grupo de mujeres transgénero debaten sobre derechos.

Un grupo de mujeres transgénero debaten sobre derechos.

Activistas transgéneros se reunieron recientemente para una consulta previa de cara a la reunión Latinoamericana que realizan cada año el Grupo Banco Mundial (GBM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para la revisión de políticas públicas e inclusivas de mujeres transgéneros de la región.

En la actividad que forma parte de un proceso de consulta que incluye a otras identidades de género, se identificaron los nuevos desafíos de la comunidad transgénero del país.
Para la coordinadora del Colectivo Feminista Transdeseo, Dámaso Vargas, es la primera vez que discuten sus problemática. “Como mujeres trans no nos habíamos sentado a discutir las problemáticas que nos afectan como una identidad a parte del resto de identidades, ya que somos mas susceptibles a la discriminación y nuestras necesidades físicas son diferente a las del resto”, dijo.

Por su parte Mística Guerrero, activista de ODTRANS, su prioridad es que las mujeres transgéneros puedan acceder al empleo sin discriminación. “Yo quiero servir de ejemplo para otras trans ya que he conseguido créditos en una micro-financiera para levantar mi negocio y he llegado a ser imagen por buena cliente, aunque la lucha es de años y no a todas se nos da la oportunidad por la misma discriminación,” comentó.

No contar con una ley de identidad de genero, el no poder acceder a un empleo, la falta de acceso a la justicia y no tener políticas que promuevan inclusión y no discriminación en Entes del Estado y del sector privado son los principales desafíos que enfrentan esta comunidad.

La consulta fue coordinada por la Mesa Nacional LGBTI, Red de Desarrollo Sostenible (RDS) y la Asociación RED TRANS Nicaragua, y auspiciada por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Los resultados serán expuestas en octubre próximo en Lima, Perú.

Movimiento Indígena de Nicaragua llama al Estado a atender problemas territoriales.

En tiempos de calma el municipio de Waspan mantiene un comercio fluido a pesar de las distancias.

En tiempos de calma el municipio de Waspan mantiene un comercio fluido a pesar de las distancias.

El Movimiento Indígena de Nicaragua (MIN) dice que el Estado de Nicaragua debe aplicar el Convenio sobre Pueblos Indígenas y Tribales, también conocido como Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el conflicto de territorios indígenas que ha mantenido en vilo a la Región Autónoma de la Caribe Norte (RACN) en las últimas semanas.

El Convenio 169 de la OIT fue ratificado por el Gobierno de Nicaragua en el año 2010 y en su artículo 14, inciso 2, expresa que: “Los gobiernos deberán tomar las medidas que sean necesarias para determinar las tierras que estos pueblos ocupan tradicionalmente y garantizar la protección efectiva de sus derechos de propiedad y posesión”.

La lideresa del MIN, Maritza Centeno, manifestó que la situación debería tener una atención inmediata del Estado, considerando que Nicaragua asumió compromisos internacionales con los pueblos indígenas. “El asunto de los misquitos no es político, sino un asunto de derechos humanos donde se está afectando a las familias, a los ancianos, jóvenes y mujeres”, dijo.

El conflicto que ha persistido por décadas, ya ha cobrado la vida de 15 personas solo en el 2015, según informó el diario La Prensa, y la poca acción del Estado ha motivado la creación de grupos armados misquitos que hacen un “auto-saneamiento”, que se expresa en la expulsión por la fuerza de colonos, que por lo general son campesinos mestizos que buscan asentarse en los territorios indígenas de la RACN.

Para Arturo Guzmán, también del MIN el Estado de Nicaragua debe asumir su papel de protección a estos pueblos. “Que se siente con los hermanos misquitos para que resuelvan esas diferencias por la vía negociable”, enfatizó.

Conflicto a la deriva.
El conflicto que también pudiera resolverse con la aplicación efectiva de la Ley No. 445: Ley del régimen de propiedad comunal de los pueblos indígenas y comunidades étnicas de las Regiones Autónomas de la Costa Atlántica de Nicaragua y de los ríos Bocay, Coco, Indio y Maíz, pareciera estar a la deriva, y ha tomado ribetes políticos, tras la participación directa del partido político Yatama, antes aliado del partido de gobierno.

Yatama aprovecha la situación para mostrar su músculo y ganar adeptos, pero sufrió la muerte de uno de sus líderes a manos de la Policía en un incidente poco claro. La Asamblea Nacional también desaforó al diputado Brooklin Rivera, principal líder de esa agrupación política de origen indígena, tras acusaciones de estar involucrado en venta ilegal de tierras.

Tierras indígenas no se venden.
Muchos colonos se asentaron en los territorios tras la compra ilegal de tierras, incluso a los propios misquitos, quienes ahora les buscan desalojar.

Rose Cunningham. Foto/blog Ukhamawa Noticias Indígenas.

Rose Cunningham. Foto/blog Ukhamawa Noticias Indígenas.

Según la lideresa, Rose Cunningham Kain, de la Organización Indígena Wanky Tangni,  Nicaragua dio un gran salto a partir de la reforma de la constitución donde dice que el pueblo misquito ejerce derechos sobre sus propiedades comunales. “Eso quiere decir que (las tierras) no se pueden vender, no se pueden enajenar, no pueden ser ocupadas por ningún otro pueblo que no sea indígena y es lo que ha sucedido en los últimos años”, comentó.

Agrega que los derechos de los pueblos indígenas hoy son violentados “por violar sus derechos sobre territorios indígenas”. Para los pueblos indígenas el territorio es el aire, los árboles, los animales, los ríos, los vientos, las leyendas, las canciones, lo que hay sobre el suelo y el sub suelo. “Para un indígena el territorio es el todo y vender una porción del territorio es ilegal porque las propiedad sobre las tierras es colectiva”, enfatiza.

Vea el Convenio 169 de la OIT:Convenio 169 de la OIT