Influencer: líder de opinión 2.0

InfluencerPor Oscar Alvarez*

En las últimas semanas se ha mantenido un debate sórdido en redes sociales sobre personajes que se consideran “influencer” en el pequeño país del pinol. Ello, sin percatarse que tal título es el nuevo nombre que se acuña a lo que en su momento Paul Lazarsfeld llamó Líder de opinión.

El estudio “Influencer engagement, una estrategia de comunicación que conecta con la generación millennial”, reconoce que el ‘influencer’, lejos de equivocaciones que lo catalogan como ‘persona famosa’ o ‘perfil con muchos seguidores’, es un ‘prosumer’ que genera contenidos de interés para su público: un público a menudo muy segmentado, no por variables sociodemográficas, sino por aficiones, intereses o estilos de vida. Esto es algo que precisamente las marcas buscan desde hace mucho tiempo.

Para Lazarsfeld, uno de los fundadores del análisis de los medios de comunicación, el líder de opinión es el personaje que aborda temas de interés, es un informador, genera tendencia gregaria (empatía), cuenta con carisma mediática, ocupa un lugar de prestigio en la sociedad, comparte su opinión y mantiene una audiencia cautiva y firme a su opinión. Todo ello encaja con la descripción de un verdadero influencer.

En todo caso, el influencer, además de contar con las características mencionadas de un líder de opinión tiene el plus que le brindan las redes sociales o web 2.0, la diáspora mediática de la era digital no existente en décadas pasadas. Y cuenta con un nicho de audiencia en un mundo diverso, pero con la tendencia de una cultura globalizada. Ello lo convierte en un candidato a prescriptor de marca apto para una estrategia de publicidad o para una estrategia de posicionamiento político.

En la publicidad se reconocen tipos como: el saludable (apasionado de la vida sana), el colaborativo, el “chic”, el cocinero/repostero y el aventurero. En el campo político se identifican los activistas, influencers implicados con sus comunidades y movimientos políticos, los conectados, por su amplia red de contactos y seguidores, los de impacto y los de mente abierta.

Finalmente, el influencer debe tener la capacidad de generar opiniones y reacciones en otros usuarios de la red cuando habla sobre una temática en concreto. Sin ánimos de ser moralista, tampoco basta tener miles de seguidores por mostrar fotos de semidesnudos, o ser muy popular por sus diatribas y arremetidas con otros personajes. Al fin de cuentas, el Influencer es un líder de opinión 2.0.

*Comunicador para el desarrollo. Equipo de Comunicación RDS.
Anuncios

Acerca de RDS

La Asociación Red de Desarrollo Sostenible (RDS) es una entidad sin fines de lucro para la promoción del Desarrollo Humano Sostenible, que ve en la comunicación y las TIC herramientas de apoyo importantes para la promoción del Desarrollo Humano Sostenible. En tal sentido basa su trabajo en los Derechos Humanos y la búsqueda del desarrollo integral de las personas a partir de su protagonismo.
Esta entrada fue publicada en Comunicación para el Desarrollo, Tecnologias de Información y Comunicación. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s