Comunidad LGBTI en Nicaragua en marcha por orgullo Azul y Blanco

“Marcha por la justicia y la democracia en Nicaragua”, fue el lema que unió a cientos de personas de la comunidad de Lesbianas, Gais, Bisexuales, Transgéneros, Travestis, Transexuales e Intersex (LGBTI) que celebraron este 28 de junio su ya acostumbrado y colorido Día del Orgullo, que esta vez se vistiò de Azul y Blanco.

La marcha también fue acompañada por participantes de grupos auto-convocados que en màs de dos meses de protestas demandan  la democratización del país, lo que ha significado una de las màs cruentas crisis social y política que ya cobra más de 280 vidas, según informes de organizaciones de derechos humanos.

A diferencia de otros años, la acostumbrada parafernalia multicolor de la comunidad LGBTI fue menos vistosa, en contraposición a los colores Azul y Blanco de la bandera nacional, que se ondearon en solidaridad con las víctimas de las protestas y reivindicar las demandas.

Un sector importante del liderazgo de esta comunidad optó por tomar partido para sus derechos humanos a la par del conjunto de derechos que demanda la sociedad nicaragüense vinculados a la democratización del país y justicia para las vìctimas.

La participación de la comunidad LGBTI en el actual proceso político fue reconocida por varios sectores como por ejemolo el Movimiento Autónomo de la Universidad Nacional Autónoma de Managua. En una postal este lo describe como un pilar fundamental de la lucha fuera y dentro de las universidades. “El respeto y la inclusión de todxs (textual) será la única vía para llegar a la democratización y a una Nicaragua libre. La Revolución será para todxs (textual) o no será”, reza la publicación en redes sociales.

Por su parte, un representante de la oficina LGBTI de la Red de Desarrollo Sostenible (RDS), José Ignacio López, recordó que la historia de Nicaragua está llena de datos ocultos de la participación de esta comunidad en los destinos de Nicaragua.

Sobre ello, existe una leyenda urbana que refiere que el héroe nacional Rigoberto López Pérez, autor del ajusticiamiento de Anastasio Somoza García era gay. La historia oficial aún no declara nada al respecto.

Algunos desafíos de Nicaragua en el Día Mundial del Medio Ambiente

Las desafíos ambientales en Nicaragua están relacionados a un modelos de producción con prácticas depredadoras.

La  protección del medio ambiente enfrenta cinco grandes de desafíos para la sociedad nicaragüense. En ocasión del Día Mundial del Medio Ambiente les compartimos algunos razonamientos sobre este tema vital para el desarrollo del país.

1. PROTECCIÓN DE LAS RESERVAS DE BIOSFERA Y ÁREAS PROTEGIDAS. Nicaragua cuenta con un sinnúmero de Áreas Protegidas y tres reservas de biosfera (BOSAWAS, INDIO MAIZ e ISLA DE OMETEPE) que son de un alto valor ambiental, económico, social y cultural para el país. Las Reservas de Biosferas en particular enfrentan grandes peligros por el asedio de terratenientes (ganaderos y agricultores), traficantes de tierras y madera que además de afectar el ecosistema con sus negocios no afines con el medio ambiente, alteran de manera forzada la forma de vida de las comunidades indígenas. En el caso de Ometepe, las inversiones turísticas con pocas restricciones ambientales ya hacen efectos en el paisaje y las áreas de bosques, a ello se suma el ingrediente de la descomposición social (drogadicción).
2. PROTECCIÓN DE LAS FUENTES DE AGUA Y SU ACCESO A LA POBLACIÓN. Nicaragua es conocida como la tierra de lagos y volcanes, con grandes cantidades de agua en ríos y lagunas. Pero a la fecha se carece de políticas públicas que aseguren su aprovechamiento sostenible, la recarga de agua segura para las fuentes subterráneas y el acceso a una parte importante de la población. Quienes más aprovechan el agua es la empresa privada como los mataderos, embotelladoras e ingenios (por citar ejemplos) que usan el agua, pero no necesariamente retribuyen sustancialmente a la sociedad y al medio ambiente por su uso.
3. ORDENAMIENTO TERRITORIAL SOSTENIBLE. Otro factor de incompatibilidad con el medio ambiente es el avance progresivo de los asentamientos humanos en áreas no aptas. Un ejemplo destacado es la Cuenca Sur de Managua. Según estudios de expertos japonenses, dicha área que bordea la ciudad capital no debería ser objeto de construcciones, ni para empresas ni residencias, y pese a que una década atrás se había declarado como área de protección, hoy se continúa construyendo. En Nicaragua las ciudades crecen comiéndose las áreas verdes, deforestan las zonas de recarga de fuentes de agua y sellan la tierra disminuyendo la capacidad de infiltración de agua, lo que además genera más inundaciones.
4. USO SOSTENIBLE DE LOS BOSQUES. Nicaragua carece de leyes que favorezcan el uso sostenible de los bosques y árboles en finca, lo que evita que productores y personas con propiedades baldías siembren árboles que alguna vez podrían aprovechar. Las políticas de aprovechamiento se hacen bajo un enfoque de conservación y no da pautas para que ello aporte a la economía familiar de forma sustentable. El usar la madera de un árbol caído o cortar uno en pie supone una serie trámites engorrosos, lo que se suma a la actitud burocrática de muchos funcionarios.
5. CONTROL DE LA MINERIA A CIELO ABIERTO. La minería a cielo abierto es una de las amenazas al medio ambiente a nivel nacional. También supone el desalojo de comunidades asentadas en áreas hábiles de explotación. Ello afecta la calidad de vida y desarrollo integral de las personas. La economía local se ve afectada y las retribuciones sociales supuestas que brindan las empresas mineras son más propaganda y no significan oportunidades reales. Por el contrario, el impacto ecológico de muy largo plazo se manifiesta en la contaminación de las fuentes de agua, destrucción de los bosques y de las áreas de cultivo.